Tres venezolanos fugados

0
1452

La noche del pasado martes, tres venezolanos se fugaron sin dejar ningún rastro, debido a un evidente hacinamiento en el Comando de Atención Inmediata (CAI) del barrio Belén. Elvis José Alade, detenido por porte ilegal de armas; John Kleber Borges Gutiérrez, por tráfico y porte de explosivos de uso privativo de las Fuerzas Armadas, y Richard José Sequera Pérez, capturado por la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc), por hurto.

Los venezolanos aprovecharon la hora de la entrega de comida, cuando el policía que los custodiaba revisaba los alimentos que les llevan los familiares a los detenidos, para escapar por dos huecos que miden 15 centímetros de ancho con 25 de largo, ubicados en el techo de la celda, son huecos con un diámetro pequeño, donde se pensaba que era muy difícil que una persona pasara.

El coronel Javier Barrera, comandante de la Mecuc, aseguró que ordenó una investigación penal y disciplinaria a los uniformados que estaban encargados de la seguridad, para esclarecer el hecho. Sin embargo, el hacinamiento que actualmente existe en los CAI de la Policía, donde según el oficial, hay 342 capturados en condiciones de insalubridad, debido a que, desde enero, el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) no recibe detenidos, es una de las causas de estos hechos.

“Yo no voy a dejar de capturar a las personas que cometan delitos. En este momento tengo 45 policías, que deberían estar patrullando en las calles, custodiando las estaciones que tienen detenidos. Pero, así me toque poner al último policía ahí, yo voy a seguir capturando delincuentes”, dijo el coronel Barrera. Al parecer, la razón del hacinamiento obedece a que el sindicato de guardianes del Inpec, exige un sobresueldo a la Alcaldía de Cúcuta, para recibir los detenidos.

Según Óscar Gerardino, secretario de Gobierno municipal, a pesar de que se han hecho constantes reuniones con el Inpec, con presencia de la Procuraduría, no se ha llegado a un acuerdo, porque hay un inconveniente jurídico que impide cumplir con un requerimiento del sindicato. “La Alcaldía tiene la plata, pero jurídicamente no es viable entregarla como el sindicato exige. Les dijimos que se la asignábamos al Inpec y no aceptaron. Lo que quieren es que consignemos la plata a las cuentas personales”, comentó Gerardino.

Por ahora, desde el momento de la fuga, un policía no descuida la atención de la celda desde el techo, para evitar que se vuelva a repetir una novedad similar.

Deja un comentario