Tres días hay agua y los demás no, teniendo las pilas públicas

0
496

En el barrio Brisas de la Ermita, comuna 7 de Cúcuta, no llega agua todos los días. Los vecinos se quejan porque lo que nunca falta son los recibos fijos de los 10 mil pesos mensuales. Esto por hacer uso de la pila pública de agua.

La Contraloría municipal maneja denuncias de barrios que reciben agua solo tres veces al mes a través de estas pilas públicas.

Darío Buitrago, vecino, precisó muchas casas quedan sin el servicio porque la manipulación de las válvulas, en ocasiones, queda a discreción de los encargados de la pila, que generalmente pertenecen a las juntas de acción.

La contralora municipal, Blanca Cruz González, le sumó a estas denuncias que hay sectores que reciben agua llena de arena, de color amarillento.

“El contrato que suscribió Aguas Kpital con el municipio es claro: agua para todo Cúcuta. Además,por estas pilas reciben agua repleta de arena. Esto será mostrado al interventor para que observen la calidad del agua que están enviando”, dijo.

Este es un sistema ideado por Aguas Kpital para los asentamientos  donde no hay posibilidad de llevar agua porque no hay infraestructura, es decir, porque son sectores de alto riesgo y que no están legalizados.

Según las cifras suministrados por Aguas Kpital a la contraloría, en Cúcuta hay más de 17.600 viviendas que reciben agua a través de este sistema, que es operado por la Fundación V & C, creada por la misma operadora.

Las comunas 6, 7, 8 y 9 de la ciudad son las más pilas de agua tienen.

El concejal Oliverio Castellanos aseguró que es más negocio para Aguas Kpital tener una pila pública, porque no hay un control, sino solo un macromedidor que emite un consumo mensual que es pagado a través de una tarifa fija, se consuma poca o mucha agua.

“El excedente de ese macromedidor lo paga el municipio, a través de un subsidio que llega por medio del sistema general de participación”, dijo.

La responsabilidad de Aguas Kpital llega hasta la instalación del macromedidor. ¿Si llega agua constantemente? ¿Si todos reciben agua? ¿Y el mantenimiento de la pila?.

Wilmer Suárez Bernal, edil de la comuna 9, manifestó que cuando hay que hacerle algún mantenimiento a la pila, sustitución de tuberías, o cualquier reparación la comunidad debe asumir los costos. Se preguntó ¿qué hacen con todos los recursos que le ingresan a la fundación por el servicio?.

“Dicen que se hacen algunas donaciones a la comunidad, pero la realidad es que la comunidad asume toda la responsabilidad de la pila”, dijo.

Según el convenio que firma la comunidad con el operador, en su cláusula segunda indica que los vecinos asumen: “los costos de instalación, dotación, medidor, mantenimiento, y consumo de la pila”.

En contraprestación la operadora se encarga de: “suministrar en la medida de sus posibilidades y de acuerdo con la disponibilidad de agua y los turnos establecidos por la empresa, el agua potable en bloque a la comuna a través de la pila pública”.

El concejal se cuestiona que hay barrios que tienen más de 8 años con este sistema. Se pregunta ¿por qué luego de tantos años estos barrios siguen utilizando pila pública y no pasan a la red de acueducto con su respectiva red domiciliaria individual?.

Tal es el caso del barrio Arnulfo Briceño, que tiene años con pila pública.

Castellano precisó que la administración municipal ha querido eliminar las pilas públicas de agua,quitarle ese manejo a la empresa prestadora del servicio.

Según Aguas Kpital, Cúcuta produce mensualmente 6 millones 200 mil metros cúbicos de agua para los 178 mil usuarios que tiene el acueducto y aunque la cobertura llega al 99 por ciento.

Indicaron que no todos los usuarios reciben el agua  a través de conexiones directas, razón por la cual el líquido no llega de la misma manera a todos los barrios.

Explica la operadora que la responsabilidad de ellos es llevar el agua hasta el macromedidor, de ahí en adelante asume la comunidad su compromiso.

Asegura que han evidenciado que en ocasiones el agua solo llega a las partes bajas, y en las zonas altas les toca bombear.

“Nosotros en el barrio nos toca llenar nuestros tanques, porque es falso que tengamos agua las 24 horas del día. Pero la factura si llega puntual cada mes”, precisó María Carrillo, de la comuna 8.

Deja un comentario