Real Madrid campeón de la Uefa Champions League

0
709

La historia que muchos sospechaban se hizo realidad en Kiev: Real Madrid logró el tercer título consecutivo de la Champions League tras vencer 2-1 a Liverpool, que jugó con todo en contra, especialmente el talento y la suerte que recubre al rey absoluto de Europa.

No hizo falta esta vez el talento de Cristiano Ronaldo, pues Bale y Benzema resolvieron el duelo, que no pudo terminar la estrella de Liverpool, Mohamed Salah, por lesión.

Y era Liverpool el de la iniciativa al 8 y al 14, primero con Firmino y luego con Salah, midiendo al portero Navas.

Pero la suerte, que usa camiseta del Madrid, empezó a jugar pronto, en una falta clara de Sergio Ramos a Salah, que provocó la lesión y la salida del egipcio.

Un mazazo fue su salida, entre lágrimas al minuto 30, mientras el autor de la lesión no recibió ni tarjeta amarilla. El temor es ahora para Egipto, a 19 días del Mundial.

Al 42 anularon una jugada de gol por fuera de lugar de Benzema, el más inquieto del campeón en ataque, que dispuso de una opción más al 47, que se desvió a tiempo en un zaguero rojo.

Pasó el descanso y entonces al álbum de los goles más ridículos de la historia se apuntó Karius, cuando quiso sacar de manotazo tan mal, que se le resbaló la pelota justo en frente de Benzema, quien se avivó y le metió la cabeza. Insólito. Ganaba el Madrid 1-0 al 51.

Pero Liverpool no se escondió e intentó primero con Firmino antes de lograr el empate al 55: Le ganó Lovren en el cabezazo a Ramos y Mané mete la pierna para levantar de la lona a los rojos, perdidos desde la salida de Salah.

Sabía Karius que estaba en deuda y empezó a pagar la cuenta al 60, en el remate frontal de Isco que logró desviar.

Fue todo para el español y llegó Bale para escribir una historia que no olvidará nunca: De espalda lo pilló el centro de Marcelo –siempre Marcelo- y de chilena definió él, para poner las cosas en orden al 64. Un lujo, un gol, este sí, digno de una final de Champions League.

Se salvaría al 69 el Madrid en un espectacular remate de Mané que se estrelló contra el palo y luego Robertson evitó con su oportuno cierre el gol de Cristiano Ronaldo al 73.

Pero la pesadilla de Karius no iba a terminar con el regalo a Benzema en el primer tanto del campeón: al 83 le remató desde afuera Bale y con manos de mantequilla lo quiso rechazar, con la obvia consecuencia de meterla en su propio arco. Un piano le cayó encima al Liverpool, que ya no tuvo arrestos para intentar nada más.

Justo campeón es el Real Madrid de récord, el único con tres coronas de Champions al hilo, el que sabe jugar con la suerte y rematar con talento a quien sea que se pare en frente en Europa.

Por: FUTBOLRED

Deja un comentario