¿Quiénes deben aplicarse la vacuna contra el Herpes zóster o la culebrilla?

0
307

La Cruz Roja Colombiana recomienda a todas las personas con sistemas inmunitarios sanos vacunarse a partir de los 50 años, hayan o no tenido la enfermedad antes.

Según la Dra. Priya Sampathkumar, Especialista en Enfermedades Infecciosas de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, el herpes zóster es producto de un virus llamado varicela zóster. Cuando el virus infecta por primera vez a una persona, produce una erupción cutánea con comezón, conocida como varicela. Si bien la varicela causa molestias, la mayoría de las personas se recupera sin ningún problema mayor, no obstante, aunque la erupción cutánea de la varicela desaparece, el virus de la varicela zóster no lo hace, sino que se esconde en las células nerviosas del cuerpo.

A veces, al envejecer y cuando el cuerpo está bajo estrés, el virus de la varicela zóster se reactiva, también puede ser causado por otra infección o como efecto de los medicamentos que suprimen al sistema inmunitario. La diferencia está en que no reaparece la erupción cutánea en todo el cuerpo, sino que se presentan ronchas solamente en las áreas abastecidas por el nervio donde se activó el virus.

El herpes zóster normalmente se presenta como ronchas que forman una cinta sobre el pecho, la espalda o la cara y suelen ser muy dolorosas. La mayoría de las personas se recuperan del herpes zóster en cuestión de días, pero una pequeña cantidad presenta un dolor avanzado en todo el nervio por la reaparición del virus. Ese dolor persistente, es llamado neuralgia posherpética y puede durar semanas o meses después del ataque de la enfermedad. En algunos casos, el dolor puede ser muy fuerte y difícil de tratar.

Los estudios han mostrado que el Shingrix, la nueva vacuna autorizada contra el herpes zóster, tiene una eficacia superior al 90 % para prevenirlo y también de la neuralgia posherpética, que a veces lo acompaña. Se necesita recibir 2 dosis de Shingrix, con una diferencia de 2 a 6 meses entre ellas. La vacuna se administra mediante inyección en la parte superior del brazo. Después de administradas ambas dosis, la vacuna ofrece protección a largo plazo contra la reactivación del virus.

Es recomendable para las personas de 50 años en adelante, incluido quienes tuvieron herpes zóster y aquellos que ya recibieron la primera vacuna existente desde el 2006 llamada Zostavax. A diferencia de la primera vacuna, esta nueva es inactiva, lo que significa que no contiene un virus vivo, por ello es segura para las personas con sistemas inmunitarios más frágiles.

Sin embargo, no todas las personas son aptas para recibirla. La Dra Sampathkumar explica, que no deben vacunarse quienes tuvieron una reacción alérgica a una dosis anterior de la vacuna. Tampoco se recomienda el Shingrix a mujeres embarazadas o que amamanten a sus bebés. Si tienes un brote de herpes zóster, espera hasta que desaparezcan las ronchas antes de vacunarte. Si recibiste la vacuna viva contra el herpes zóster o Zostavax recientemente, espera por lo menos 8 semanas antes de vacunarte con el Shingrix.

Los efectos secundarios más comunes de la vacuna  son enrojecimiento, dolor, sensibilidad e hinchazón en el sitio de la inyección, dolor muscular, cansancio, dolor de cabeza, escalofríos, fiebre y malestar estomacal. Si bien un pequeño porcentaje de gente aún podría tener herpes zóster después de vacunarse, la vacuna posiblemente reduzca la gravedad y duración de este, además de disminuir el riesgo de avanzar a neuralgia posherpética.

Si ya cumpliste 50 años, consulta a tu médico de confianza acerca de la vacuna contra el herpes zóster, pues esta desempeña una función importante en la atención preventiva de las personas mayores al reducir la probabilidad de padecer esta afección.

Deja un comentario