La previa: Colombia y la batalla definitiva en Rusia 2018

0
602

Es sólo cerrar los ojos y volver a sentir el cosquilleo que sube por los pies: Fenomenal asistencia de James para que aparezca Mina por encima de la humanidad y abra el marcador, precioso pase largo a Falcao, definición de puntazo y primero gol de El Tigre en un Mundial,  inteligencia pura de James y Cuadrado en la carrera se apunta el gol que merecía por el partidazo que jugaba.

“El Tigre Falcaooo”.. “¡un gol de James otra vez!”, gritaba la tribuna. Y el corazón ya no cabía en el cuerpo.

Y en ese clima de euforia viene la realidad en forma de pedrada: Si el grupo H del Mundial de Rusia se cerrara hoy, Colombia estaría eliminada.

Se dispara la emoción y antes de las lágrimas se vuelve a apagar, por el riesgo inminente de que esta vez se resbalen por tristeza y no por felicidad, como en Kazán contra Polonia.

Es ese aterrizaje forzoso lo que antecede a la cita de este jueves en Samara con Senegal. Se trata del segundo del grupo, el que a esta hora sería el clasificado a octavos de final, contra un tercero que acecha a un punto y que, si no gana, especulará, arriesgará con logros ajenos. El triunfo pondría a Falcao y los suyos en la siguiente ronda sí o sí e inclusive le daría el liderato de su zona si Japón no vence a Polonia. Peor si empata habría que apostar en la ruleta a una victoria del equipo de Lewandowski para avanzar. Apostar al peor caballo de la grilla, nada menos.

No es un tema de aritmética sino de fútbol. Sólo sire ganar, de nuevo, como ha dicho Falcao desde la sorpresiva caída del debut, “son ellos o nosotros”. ¡Tenemos que ser nosotros!

Apelaremos a la seguridad de un recuperado David Ospina, a la inspiración y la talla de Mina y Dávinson para chocar a los gigantes africanos, el sacrificio y la valentía de barrios, Uribe y quien llegue a poblar el medio campo, la genialidad de James, la sapiencia de Falcao, la astucia de Cuadrado, la picardía de Quintero. El fútbol que brota de Colombia siempre que se decide a abrirle paso al talento aunque en el camino se sacrifique todo lo demás.

El golpe de autoridad que se dio contra Polonia tendrá sentido si se encadena otra alegría, no hay mañana.

Ya lo pedía Cuadrado, uno de los gigantes en Kazán: “Tenemos que estar muy bien parados en defensa, todo parte de ahí. Tenemos las condiciones las cualidades, la técnica para hacerle daño a cualquiera”. Y más que nada: “No podemos traicionar nuestro juego”.

Defensa, ahí está el secreto. Por eso habla Dávinson en la rueda prensa y los focos apuntan a Mina y su potencia aérea, por eso será clave la disciplina de Arias y el partido redondo que todavía está debiendo Mojica. Si se hace el trabajo bien atrás, si se equilibra desde el terreno propio, arriba ya se conoce el potencial de Colombia.

Ahora es la hora. Viene la segunda final en Rusia 2108 y se escribe el que debe ser el capítulo de recuperación definitiva, el del avance a octavos de final, el de la euforia. “Vemos las dificultades como oportunidades y sé que van a venir cosas maravillosas”, anticipaba Falcao el día de la amargura del debut.

Pues tienen que empezar a llegar en vuelo chárter este mismo jueves a Samara, el nuevo escenario de la ambición nacional. La final está servida. ¡A la batalla Colombia!

Alineaciones probables:

Colombia: David Ospina; Santiago Arias, Dávinson Sánchez, Yerry Mina, Johan Mojica; Wilmar Barrios, Carlos Sánchez; James Rodríguez, Juan Fernando Quintero, Juan Guillermo Cuadrado; Falcao.

Senegal: Khadim Ndiaye; Sabaly, Koulibaly, Sané, Wague; Kouyate, Pape Alioune Ndiaye, Gueye; Mané, Sarr y Niang.

 

Fuente: Futbolred.

Deja un comentario