Cubazuela: un plan perfecto

0
429
Un rasgo de la dominación de Cuba sobre Venezuela ha sido la pulsión por beneficiarse de la industria petrolera. El gobierno castrista ha recibido a lo largo del régimen chavista un promedio de 100.000 b/d de petróleo, un trato de carácter mercantil. Venezuela paga el sometimiento al régimen cubano en contantes billetes verdes. Se calcula una entrega de más de 350.000 mm de dólares por los diabólicos servicios prestados.

Otra fase de este infame episodio histórico ha sido la imposición de una “hegemonía cultural” al estilo gramsciano en las FAN. Sin disparar una bala, se han apoderado del alma y conciencia de las Fuerzas Armadas, transmutadas de glorioso Ejército de Bolívar en simples esclavos del régimen cubano, mediante una audaz operación de robo de cerebros de los mandos militares. Cada semana salían los aviones por la rampa cuatro cargados de agentes, conejillos de Indias de un eficaz lavado de cerebros. Simultáneamente, ocupan el mando en las FAN, corren algunos nombres: Leonardo Adollo, Herminio Hernández, Alejandro Ronda, Julio Gandarilla, Ramiro Méndez, Eusebio Serrat, Rodrigo Hernández, Rufino Zabaleta, Jaime Freitas, Simón Sénior, Luis Fernández, Armando García, entre otros. Con la concupiscencia de Hugo Chávez se ejecuta el robo de cerebros sin precedentes en el mundo, vale repetir, pagado por Venezuela a Cuba. Más que difusión de ideología, fue un efectivo negocio de robo y ocupación del mando de las FAN pagado por las víctimas. ¡Insólito!

Ya con el control total de las FAN se enfilan al asalto del sistema jurídico y de identificación, trasladan leyes cubanas, se apropian de las bases de datos que contienen las señas individuales de cada venezolano, con el asesoramiento técnico de China. Información inaccesible a sus cómplices chavistas. Esto significa imposición de leyes comunistas contra la propiedad, control de cédulas de identidad, emisión de pasaportes, registro electoral, partidas de nacimiento, carnets de la patria. Nuevas leyes e información para ejercer un control y dominio sobre la gente, la propiedad, la economía, todo en mano de los comunistas cubanos y sobre todo, el montaje de la escenografía de procesos electorales, como la elección de la asamblea constituyente, denunciada como fraudulenta por Smarmatic.

Como bien refiere María Werlau, la hegemonía cultural no se ha limitado a permear el raciocinio de las FAN, era necesario algo más sutil y complejo como era la inyección en el inconsciente del militar venezolano de nociones religiosas propias de otras latitudes. El Alto Mando militar precedido por Chávez se arroja en los brazos de rituales de santería, tal como lo demostró el mismo Chávez ante el mundo en su necrófilo hurgar en los restos de Bolívar. El Alto Mando, en su mayoría, se aleja del cristianismo para arroparse con mitos macabros de paleros o traficantes de huesos, en inútil búsqueda de una protección ante los desmanes cometidos. Así se roban el control de las FAN a Venezuela, el cerebro y el espíritu al Alto Mando militar.

El balance de Fidel y Raúl: tengo petróleo, FAN en cuerpo y alma, leyes socialistas, control del sistema de identificación, registro electoral; pueden ser elegidos y votar por quien quiero; facilito la asociación del régimen chavista al narcotráfico. Todo a pedir de boca. Los que sobran son maníes: CNE capaz de justificar con desfachatez el asalto a la voluntad de los venezolanos, TSJ con mayoría de jueces espurios, ejecutor eficiente de desafueros jurídicos contra la oposición. Un plan perfecto.

Sin embargo, allí están Leopoldo López, Requesens, Simonovis, Goicoechea, Manuela, Delsa, Lorent, Guaidó, Ángel Álvarez, Manuel Olivares, Stalin, Urruchurtu, Capriles, María Corina, nuestra Asamblea Nacional y muchísimos más, exponentes de lo imbatible del espíritu cuando busca el oxígeno de la libertad, un liderazgo capaz de conducir el cambio de Venezuela y del apoyo futuro a nuestros hermanos cubanos. Gracias María Werlau por ese trabajo liberador.

Por @isapereirap

Deja un comentario